VPN son las siglas de ‘Virtual Private Network’, que en español es Red Privada Virtual. Esto quiere decir que es una red de ordenadores que permite extender de forma segura la red local sobre Internet. Su función es permitir que un ordenador, o dispositivo como un móvil o una tablet, pueda enviar y recibir datos en redes compartidas, o públicas, como Internet, de la misma forma en que lo haría en una red privada. Lo entenderás mejor con un esquema:

Qué es una VPN: explicación fácil de entender

Lo normal es que un dispositivo –que sería nuestro ordenador, móvil o tablet, por ejemplo- conecte con el proveedor de servicios de Internet o ISP, que es nuestro operador, y a través del mismo conecte con Internet. Esta es la primera parte del esquema anterior. Una VPN es un punto intermedio. Al utilizar utilizar una VPN, nuestro dispositivo conecta con nuestro operador y con Internet, como en el ejemplo anterior, pero con la VPN como intermediario, como ‘nodo’ que siempre está en medio en las comunicaciones que hace nuestro dispositivo tanto con el proveedor de servicios de Internet como con el propio Internet.

Y la clave, en todo esto, es que en una conexión sin VPN, en todo momento se expone la dirección IP del dispositivo que hace el intercambio de información. Cuando se utiliza la VPN, sin embargo, lo que se expone es la dirección IP de la VPN. Pero ¿por qué se denomina ‘Virtual’? Porque una VPN no tiene por qué estar conectada físicamente a nuestro dispositivo, sino que puede estar conectada –y suele ser precisamente así- a través del propio Internet.

¿Para qué sirven las VPN y para qué se usan las VPN?

Los usos de una VPN son múltiples. Pero lo más habitual es que se utilicen para teletrabajar, por motivos de seguridad en el acceso a una red privada de empresa; para evitar la censura y los bloqueos geográficos en países con regulaciones estrictas sobre Internet, o para acceder a contenidos solo disponibles en según qué territorios geográficos. También se usan las VPN para una mayor seguridad en la navegación por Internet, para hacer descargas P2P y, en definitiva, para cualquier tipo de intercambio en Internet que requiera de una mayor privacidad o seguridad.

Pero en el uso de una VPN hay que tener en cuenta que no todas son iguales. Hay VPN gratis y hay VPN de pago y basadas en tecnologías y políticas muy distintas. Por eso, siempre hay que informarse de las particularidades de la VPN que vayamos a utilizar. Al tratarse de un intermediario en nuestra conexión a Internet, siempre va a darse un impacto negativo sobre nuestra velocidad de subida y descarga, pero que puede ser más o menos acusada, y a pesar de su funcionamiento la seguridad y privacidad no están garantizadas de forma plena.