Entre las muchísimas herramientas que ofrece Photoshop están los pinceles. Y aunque el programa ya trae algunos preinstalados por defecto, también podemos instalar pinceles en Photoshop fácilmente para ir más allá. Pero ¿cómo se hace? Antes de nada, evidentemente, tendrás que conseguir esos pinceles y los tendrás que descargar, y siempre asegurarte de que estén descargados en formato .abr.

Cómo instalar pinceles en Photoshop

En los pasos siguientes vas a poder ver cómo instalar pinceles en Photoshop teniendo un archivo .abr; evidentemente, se puede repetir el proceso tantas cuantas veces te haga falta para instalar más o menos pinceles, según lo que nos sea necesario:

  1. Abre Photoshop y ve a la herramienta pincel o pulsa B.
  2. Arriba a la izquierda, pulsa la flecha hacia abajo para abrir el menú de pinceles y haz clic en el icono de engranaje.
  3. Ahora pulsa el botón de «Cargar…» para que se abra el explorador de archivos y busca el archivo .abr
  4. Con esto vas a instalar tus pinceles en Photoshop.

Siguiendo los pasos anteriores lo que vamos a hacer es instalar pinceles en Photoshop desde la propia herramienta. Más concretamente, desde el menú específico de pinceles de Photoshop. El fichero de pinceles tiene que estar guardado en formato .abr en cualquier carpeta que nos sea fácil de recordar. De este modo, cuando entremos en el apartado de importación de pinceles, al que se hace referencia en los pasos anteriores, nos costarán menos localizar el fichero que corresponde a los pinceles y, por tanto, nos será más fácil y rápido instalar pinceles en Photoshop.

Para conseguir pinceles de Photoshop tenemos centenares de sitios web en los que podremos localizar pinceles gratis y pinceles de pago. En Brusheezy, por ejemplo, que es una página web especializada precisamente en esto, hay una sección específica de pinceles para Photoshop totalmente gratis. Es cierto que los mejores suelen ser de pago, pero incluso para trabajos profesionales nos valdrá en la mayoría de los casos con sets de pinceles gratis que podemos encontrar en esta y en otras páginas web de Internet.

Una vez que hayamos hecho la importación de pinceles, no hace falta guardar ni hacer absolutamente nada. Nuestros nuevos pinceles de Photoshop se quedarán guardados en el programa para que los podamos utilizar siempre que nos haga falta. Y por supuesto, con las mismas herramientas de personalización que siempre están disponibles para estos y para cualquier otro de nuestros pinceles.