Si a tu ordenador le ocurre –casi- cualquier problema te será útil saber cómo arrancar Windows 10 en Modo Seguro. Esto te ayudará a hacer que el ordenador inicie incluso con problemas, para poder saber qué le ocurre exactamente y, por supuesto, para resolver el fallo que esté provocando que no arranque con normalidad. Así que solo tienes que seguir estos pasos si quieres iniciar Windows 10 en Modo Seguro o ‘a prueba de fallos’.

Cómo arrancar Windows 10 en Modo Seguro o ‘a prueba de fallos’

Para poder arrancar Windows 10 en Modo Seguro, únicamente tendremos que seguir estos pasos:

  1. Enciende el ordenador con la tecla F8 pulsada.
  2. Se abrirá el sistema de Inicio avanzado.
  3. Pulsa sobre Opciones avanzadas, después en Más opciones y a continuación en Configuración de Inicio.
  4. Ahora, por último, selecciona Modo Seguro para que Windows 10 arranque a prueba de fallos.

En los ordenadores en los que no es válida la opción de pulsar la tecla F8 durante el arranque también podemos probar la cominación Shift + F8. O bien, desde la pantalla de inicio de sesión del usuario, Reiniciar pulsando Shift, que es una forma que sí es válida para cualquier ordenador (incluso con UEFI + SSD). En cualquiera de los casos, el procedimiento a seguir para arrancar Windows 10 en Modo Seguro será exactamente el mismo, siguiendo los pasos que describíamos anteriormente.

En las Opciones avanzadas del sistema de inicio de Windows 10, el sistema operativo nos da la opción de hacer el arranque seguro con funciones de red o sin ellas; es decir, con o sin acceso a Internet. Es recomendable hacer uso de la conexión de red siempre que sea posible, en tanto que nos podría ayudar a resolver muchos problemas técnicos de nuestro ordenador incluso aunque estemos iniciando el sistema desde el modo seguro o ‘a prueba de fallos’. No obstante, si el ordenador no funciona correctamente de este modo, entonces utilizaremos el Modo Seguro sin las funciones de acceso a Internet.

Este ‘truco’ para arrancar Windows 10 en Modo Seguro solo deberíamos utilizarlo cuando sea necesario, y no de manera habitual, en tanto que las funciones del sistema operativo estarán limitadas en determinadas áreas. Además, también debemos tener en cuenta que Windows 10 tiene otras formas de arranque y otras utilidades para resolver problemas. Si el Modo Seguro no nos sirve, igual una restauración a un punto anterior, por ejemplo, sí que nos puede ayudar a solucionar los problemas de funcionamiento del sistema operativo y, en general, de nuestro ordenador.