No, no es la mejor en todo, pero sí es la indudable líder en algunos apartados. La moda SUV se ha ido ‘cargando’ tanto a las berlinas como a los MPV, los que siempre hemos conocido como monovolumen. Y en ese contexto, las furgonetas para pasajeros, que es donde entra la Volkswagen Caddy 2021, han ido ganando protagonismo poco a poco. Así que la he puesto a prueba y, como te avanzo, es la mejor en algunos puntos clave.

El diseño exterior de la Volkswagen Caddy 2021 recuerda bastante al aspecto de un Golf ¿verdad? Pues no solo se parece por fuera, sino que además está construida sobre la plataforma MQB del Grupo VAG, que es la misma que da vida al Golf. Y es precisamente por eso por lo que, en la conducción, la Caddy está mucho más cerca de un turismo típico, como es el caso del Golf, que de una furgoneta de su categoría. Aunque, eso sí, está muy por detrás de un turismo en el aislamiento acústico de su interior, por ejemplo. Que por este motivo, y por su aerodinámica –algo peor- tiene mucha presencia del ruido del aire y del motor también.

Las bondades de la Volkswagen Caddy 2021 ¿es mejor opción que un SUV?

En el interior de la Volkswagen Caddy 2021 es donde están sus fuertes, evidentemente. El puesto de conducción es muy parecido al de un Golf; de hecho, apenas se diferencia en que los materiales son más sencillos, pero también más enfocados a ser resistentes a lo largo del tiempo. Cuenta con lo último en tecnología tanto para el multimedia como en sistemas de seguridad. El espacio disponible para el conductor y el pasajero es amplio, y cómodo, pero sobre todo cuenta con un montón de huecos de carga para objetos más grandes y más pequeños.

En las plazas traseras tiene un espacio enorme tanto para el ancho de la espalda como para el alto, a pesar de que la unidad probada tenía techo panorámico, y también espacio más que suficiente para las piernas. Tiene una mesa para poder dejar objetos, y huecos, pero se echan de menos las salidas de ventilación y, sobre todo, se echa de menos que hubiera en estas plazas traseras, por lo menos, dos tomas USB para poder cargar nuestros dispositivos desde estos asientos.

Y la clave: el enorme maletero de más de 1.200 litros que, además de ser gigantesco, tiene unas formas completamente regulares, iluminación y todas las soluciones posibles. La segunda fila de asientos, por cierto, no solo se puede abatir sino que se puede retirar por completo para dejar un hueco de carga idéntico al de la versión comercial de la Caddy. En definitiva, un vehículo tremendamente versátil y práctico y con una conducción destacable.